Los mejores carritos para bebé con toda la información necesaria

4.4 (87.69%) 13 votes

La compra del carrito de bebé es una de las más esperadas cuando estamos embarazadas. Una decisión que genera gran entusiasmo y en la que has de  poner especial empeño en no equivocarte, dado que este artículo es de uso imprescindible a lo largo de los primeros años de vida del bebé.

La enorme variedad de modelos y marcas que el mercado pone a tu disposición te permite no tener que escoger a la primera, sino meditar tu elección con un estudio pormenorizado que te permita concluir cuál es tu carrito de bebé ideal, ese que más se ajusta a tus gustos y necesidades.

¿Qué es y para qué sirve el carro de bebé?

El cochecito de paseo es un complemento para el bebé que te permitirá transportarlo con comodidad, sin tener que soportar su peso directamente sobre tu cuerpo, siempre que salgas a la calle. Se trata de un artículo que requiere una cierta inversión económica (que oscilará bastante en función del modelo, entre 200 y 1500 €) y que, por tanto, no debe ser en ningún caso objeto de un capricho pasajero o de una compra compulsiva.

Piensa que vas a utilizarlo durante un período de tiempo suficiente como para no dejarte llevar por modas, que puedan propiciar que termines empujando un cochecito de un precio y tamaño desmesurados que te suponga más problemas que soluciones. No sería la primera vez que unos padres primerizos se quejen de haberse hecho con un armatoste que apenas quepa por la puerta de casa, tampoco en el ascensor y aún menos en el maletero del coche. Todo un quebradero de cabeza que es muy fácil de evitar, por otra parte.

 

¿Cómo deben ser los carros de bebé?

Nuevamente, esta es una materia en la que la experiencia es un grado. Escuchar a quienes han padecido las incómodas consecuencias de haber adquirido un carrito bebé que ha supuesto todo un desacierto, puede ayudarte a dar con la clave de tu compra perfecta.

Lo cierto es que, a la hora de llevar a un recién nacido, nos pesa el componente cultural pues, mientras en España lo habitual es que los niños paseen en capazo y los expertos consideren que esa forma de portarlo es la más adecuada para su espalda, en otros países como Inglaterra o Estados Unidos apenas hay presencia de capazos por las calles y casi todos los bebés ocupan los populares grupos 0.

Una buena idea a la hora de plantearse qué tipo de carricoche  bebé comprar pasa porque los futuros padres elaboren una lista de sus necesidades. Piensa que no existe un carrito perfecto en general, pues el que puede serlo para ti quizás no le venga bien a otra madre o padre.

 

Factores a tener en cuenta antes de comprar tu  carro bebé

A la hora de plantearte la compra del carro bebé es fundamental partir de la base de cuáles son las necesidades familiares, al objeto de adaptar la elección al estilo de vida que llevéis. Algunos aspectos que no puedes olvidar son:

  • Tus características personales. Aunque pueda parecerte curioso, lo cierto es que hay mil factores que contemplar antes de decidirte por un cochecito u otro y entre ellos estarían la altura de los padres, sus aficiones (si son viajeros, si suelen visitar el campo, la montaña, la playa o zonas de nieve) y otras cuestiones similares.
  • Tus hábitos diarios. Es decir, si eres de paseo habitual y si te gusta hacerlo por zonas rurales o urbanas, si te desplazas normalmente en coche o si por el contrario lo haces en transporte público, si necesitas subir en ascensor y otras muchas circunstancias parecidas.

 

Piensa que para nada es lo mismo  llevar un tipo de vida u otro a la hora de decantarte por el chasis ideal de tu carro bebé. Los amantes de la ciudad tendrán más que suficiente con un chasis ligero e incluso, en el caso de ser papás tradicionales, podrán optar por uno de esos carritos clásicos con ruedas grandes que recrean los de antaño. Una tendencia en alza, por otra parte.

Otra cuestión a observar es, si dentro de la ciudad te mueves en transporte público, pues en ese caso lo fundamental es que te fijes en el acceso que tendrás a autobuses y metros y si puedes meter tu carrito abierto o si habrás de plegarlo.

En el caso de que vivas en un pueblo, la cosa cambia y los chasis habrán de ser más contundentes. Asegúrate de que tu carrito venta provisto de un buen sistema de ruedas y de amortiguación.

En cuanto a la cuestión del ascensor a la que hacíamos alusión anteriormente es evidente que si has de subir y bajar en él varias veces al día, el tamaño del carro y el del habitáculo han de estar en consonancia. De lo contrario te resultará de lo más incómodo e incluso si tu cochecito es claro puede que termines deteriorándolo al rozarlo con las paredes si intentas introducirlo sin plegarlo.

  • Dimensiones de tu casa y del maletero de tu coche. No solo el tamaño del ascensor ha de ser acorde con el del carrito de tu bebé, también lo han de ser el del recibidor o trastero de tu casa (si son esos los lugares donde vas a guardarlo) así como el del maletero de tu coche, que además no podrá quedar completamente ocupado por el carrito, pues es más que probable que en él necesites almacenar más enseres, sobre todo en el caso de que te vayas de viaje.
  • Si piensas tener más hijos. Como cabe esperar, no es lo mismo que se trate del cochecito de bebé que vayas a comprar para tu primer hijo que para el último. Y es que si está destinado a tu primogénito y piensas darle hermanito, debes plantearte la adquisición de tu carrito de bebé como una verdadera inversión, pues también le servirá al resto de tu descendencia.

 

Otra cuestión que no puedes obviar es si vas a tener pronto a tu siguiente hijo pues, de ser así, debes barajar la posibilidad de hacerte con un carro de esos que soportan dos sillas, del estilo de los gemelares, pero que también son individuales. Ahora bien, esta opción pasa porque se le pueda adaptar un capazo o cuando menos una silla de  posición horizontal con la que poder valerte durante los primeros meses de vida de tu bebé.

 

Características que ha de tener un buen cochecito de bebé

La pregunta que debes hacerte es qué es lo verdaderamente importante cuando compres tu carrito infantil. Las marcas de cochecitos apuestan por la innovación año a año, en su incansable afán de aunar diseño y funcionalidad.

Los que deberían hacer equilibrar la balanza hacia un carrito u otro serían, aparte de las dimensiones ya indicadas, los siguientes aspectos:

  • Su peso, crucial a la hora de portarlo tanto en el caso de que tengas que subir o bajar escaleras como a la hora de introducirlo en el maletero de tu coche
  • Su maniobrabilidad, esencial en el caso de que tengamos otro hijo pequeño al que llevar de la mano mientras empujamos el carrito
  • Que cuente con una silla confortable y reclinable, una vez que hayas sacado el capazo
  • Que la tapicería sea desenfundable, para que puedas lavarla con comodidad en la lavadora y que también sea transpirable y acolchada
  • Que lleve incorporada una capota de lluvia así como otros accesorios muy útiles como sombrilla y saco
  • En cuanto a su cinturón de seguridad, es conveniente estar atentos a que los anclajes puedan abrirse de una manera sencilla y rápida y que cuente con una barra de seguridad cuyo anclaje responda a la perfección ante baches u otros imprevistos, evitando la caída del niño
  • En lo relativo a las ruedas ya hemos hecho mención a que no es lo mismo movernos por unos terrenos que por otros, siendo necesaria su adaptación y en lo referente a los frenos han de ponerse y quitarse sin dificultad, procurando que no resulten demasiado duros.

Características que ha de tener un buen cochecito de bebé

¿Cuántas piezas vas a comprar?

Un carrito de bebé se compone de chasis, capazo y silla y algunos también de un grupo o lo que es lo mismo, un portabebés que cumple el objetivo de que tu bebé viaje de espaldas a la marcha y que también es compatible con ciertos cochecitos de paseo.

Como no podría ser de otra manera, lo normal es que a mayor número de piezas, más caro sea un cochecito aunque también hay que decir que en el mercado existen diversos modelos de carritos de bebé baratos que vienen con todas estas piezas y que se conocen como “cochecitos trío”.

Como ya sabrás, lo primero que vas a utilizar es el capazo, pieza que los fabricantes indican que suele valer hasta los seis meses de edad, si bien hay niños que en torno a los tres o a los cuatro meses, guiados por su curiosidad, desean ya ir incorporados. En ese caso, antes de pasarlos directamente a la silla, puedes utilizar durante un par de meses el grupo 0 para incorporarlo al chasis y ofrecerle así una opción intermedia, procurando siempre que el bebé se sienta seguro, protegido y en su zona de confort.

Otra opción es ponerlo en la silla de paseo si es de las que se reclinan en todas las posiciones (no es una opción que tengan todas). Una buena silla de paseo que se recline por completo permite poner sobre ella un capazo blando, cuyo precio oscila en torno a los 60€, constituyendo una especie de carro de bebé barato.

En cuanto a la necesidad del grupo 0, lo cierto es que con independencia de que le des o no otro uso, te va a resultar imprescindible a la hora de transportar a tu bebé en coche, por muy corto que sea el trayecto que vayas a realizar.

 

¿Cuál es el mejor carricoche de  bebé?

Con todas estas premisas ya claras, es probable que haya llegado el momento de comenzar la búsqueda de carrito para tu bebé. Una buena opción es hacerlo a través de Amazon, donde podrás realizar la mejor comparativa online  de modelos  con una excelente relación calidad-precio. Algunas de sus propuestas más atractivas son:

Hauck

Modelos como el Hauck Shopper Trioset o el Hauck Viper SLX te resultarán de lo más versátiles. Una buena elección a un inmejorable precio.

Baby Sportive

Originales y llamativos, sus coloridos sistemas de viaje 3 en 1 con ruedas estáticas o giratorias no dejarán indiferentes a quienes aman lo funcional. Su precio, de lo más tentador.

Chilly Kids

Sus cochecitos combinados con todo tipo de accesorios cumplirán cada una de tus expectativas. Sus estupendos precios, no se quedan atrás.

De cualquier modo, deseamos que la búsqueda de carrito para tu futuro bebé te resulte de lo más placentera. Un último consejo: disfrútala.

 

Deja tu comentario