Canastillas y cestas para bebés. Listas para llevar al hospital

4.4 (87.27%) 11 votes

Desde que te enteras de que estás embarazada, deseas que llegue el momento de comenzar a hacer las primeras compras de lo que terminará siendo la canastilla del bebé. Una tierna recopilación que probablemente no resistas la tentación de revisar una y otra vez en busca del que pudiera ser un posible despiste.

Como es lógico, nada de lo que pueda faltarte debería suponerte ningún problema pues podrás hacerte con ello tan pronto nazca tu hijo y tomes conciencia de ello, pero a las mamis les puede la responsabilidad y que tengan de todo de antemano es también  una tremenda ilusión.

 

Diferentes modelos de canastillas para bebés

¿Qué es la canastilla de bebé y para qué sirve?

La canastilla para el bebé es esa lista de cosas que el recién nacido precisará tan pronto venga al mundo. Como es lógico, se trata de una larga lista de la que conviene ir haciendo acopio a partir de la semana veinte de embarazo, que por otra parte coincide con la confirmación definitiva del sexo de tu pequeño.

Es probable que, conforme te vayas informando, la primera lista que hiciste se vaya ampliando o reduciendo en función de lo que entiendas, vayan a ser sus concretas necesidades, si bien de todos es sabido que en la misma, tienen cabida igualmente algunos “caprichos” de la futura mami.

 

Lo que no puede faltar en las canastillas bebé

La canastilla del bebé ha de constar de una serie de elementos básicos que no pueden faltarte para el cuidado del recién nacido. A medida que  vayan pasando los meses has de asegurarte de tener las cantidades precisas de ropa así como de otros accesorios de los que habrás de valerte en los primeros meses de vida de tu bebé.

Así las cosas necesitarás adquirir para esa tierna primera etapa lo siguiente:

Ropa de canastilla

  • Unos 7 peleles que en ningún caso deben quedarle ceñidos en tobillos ni muslos.
  • Unas 7 camisetas de algodón, porque tu pequeño va a necesitar ir abrigadito con varias capas de ropita. En concreto estas camisetitas te valdrán para proteger su piel, pues en muchas ocasiones las prendas exteriores no cuentan con terminaciones tan suaves.
  • Unos 7 bodies. La prenda del recién nacido por excelencia, que tiene presencia obligatoria entre las de primera puesta. Sus múltiples modelos incluyen los de manga corta, manga larga y de tirantes.

Les valdrán como prenda interior e incluso exterior, cuando el calor aprieta. No en vano de un tiempo a esta parte los hay con curiosos y originales diseños que incluyen divertidas frases, puestas en boca de los más chiquitines, que hacen las delicias de quienes las leen.

Los denominados bodys cruzados son muy cómodos de colocar, sobre todo para los padres primerizos, ya que facilitan la tarea de la inserción de la cabecita del pequeño.

  • Dos pares de pantalones con piececitos, de modo que sea suficiente con esta prenda y no hayas de ponerle patucos ni calcetines.
  • Dos jerséis no demasiado gruesos con lo que tener el torso calientito.
  • Unos 7 pares de patucos y calcetines. Ten en cuenta que el sistema de circulación periférico de los recién nacidos no funciona correctamente, por lo que es habitual que sus manitas y pies estén demasiado fríos en relación al resto del cuerpo. Evitarlo pasa porque los tengan abrigaditos en todo momento. Para ello también son útiles las botitas tejidas, mientras que esos zapatitos de suelo blanda que se comercializan para los pequeños que aún no andan, tienen menos sentido y su función es eminentemente estética.
  • Dos pares de manoplas que sirvan tanto para mantener sus manitas calentitas como para que no se arañen con sus finas uñitas en los primeros días de vida.
  • Un buzo de bebé con el que sacarlo a la calle totalmente protegido si vives en zonas muy frías o simplemente si estás en pleno invierno y estáis sufriendo los rigores climatológicos. Si no es el caso, puede serte útil al menos un abriguito corto con el que tu bebé pueda ir confortablemente colocado en su sillita de paseo provista de mantita y cubrepiés.
  • Unos 7 pijamas de una sola pieza. A la hora de dormir puedes optar por este tipo de pijamitas, por “mantas bolsas para dormir” o “bolsas para dormir”. Estos últimos te permiten que tu bebé goce de total libertad de movimientos en su cunita sin riesgo de destaparse. La ventaja de no necesitar sábanas ni mantas se suma a la de que, debajo de ellos, tu pequeño apenas precisará ropa, siendo suficiente con un body de manga larga.
  • Un par de capas de baño con capucha que pueden ser sustituidas por un par de juegos de toallas si las primeras no terminan de convencerte, pese a ser muy prácticas para que tu niño no coja frío a la salida del baño, momento en que cualquier pequeña corriente de viento puede dar lugar a un incómodo constipado.
  • Un par de juegos de sábanas y mantas. Tanto de los modelos destinados a vestir el cochecito de capota como la cuna o moisés del recién nacido.
  • Un arrullo con el que los orgullosos papás puedan dar mimos al mismo tiempo que calor a sus pequeñines, calmándolos y propiciándoles la posibilidad de conciliar un plácido sueño.
  • 3 gorritos o sombreros. Cubrir su cabecita y orejas es crucial para que los bebés se sientan protegidos y abrigaditos en sus primeros días de vida. A partir de ahí, si ha nacido en invierno, deberás seguir utilizando esos agradables gorritos de algodón, para protegerlo de las bajas temperaturas. Si por el contrario ha nacido en verano, precisarás gorritos o sombreros para preservarlo del sol, entre los que no pueden faltar los sombreritos de pescador para ir a la playa.

Pelele, camiseta, body y mucho más en las canastillas

Accesorios y muebles de canastilla

  • Gasas esterilizadas y suero fisiológico (mejor en monodosis), todo de farmacias.
  • Jabón específico para bebés que podrás utilizar tanto para el cuerpo como para el cabello. Si lo adquieres en dosificador podrás realizar la maniobra con una sola mano mientras que con la otra sujetas a tu recién nacido hijo.
  • Pequeñas tijeritas, específicas para bebés, con la que cortar sus uñitas.
  • Juego de peine y cepillo de cerdas suaves con el que peinar al pequeño.
  • Toallitas húmedas para bebés con las que facilitar la labor de limpieza una vez vayas a cambiarle el pañal, sobre todo cuando lo hagas en la calle y no dispongas de un baño con agua.
  • Pañales de recién nacido.
  • Bálsamo protector para el culito del bebé y loción hidratante.
  • Bolso cambiador, que haga ambas funciones y que puedas portar en la sillita de paseo, para lo que deberá ir provisto de su cambiador de plástico.
  • Bañera. El momento del baño es muy importante para el relax de tu bebé por lo que contar con una bañera adecuada en la que llevar a cabo tan grato ritual será un gesto que agradezca mucho y que le ayudará a descansar mejor. Y recuerda que si él descansa, tú también.
  • Cómoda y cambiador 2 en 1. Este práctico mueble cumple esa doble función, sin necesidad de ocupar más espacio, durante el comienzo de la vida de tu hijo. Cuando ya no lleve pañales, seguirás contando con la cómoda como parte del mobiliario de su dormitorio infantil.
  • Armario infantil. Siempre que su cuarto no cuente con un armario empotrado, deberás hacerte con uno exento. En ese caso tienes una doble posibilidad: la primera es la de adquirir uno que venga directamente de fábrica a juego con el resto de los muebles del dormitorio. La segunda y más económica es la comprar  un armario estándar que puedas decorar en consonancia con el cuarto infantil en cuestión.
  • Moisés. Este es un accesorio que cuenta con defensores y detractores. Entre los primeros se encuentran aquellos que defienden que en ellos, que vienen provistos con ruedecitas, los pequeños se encuentran más recogiditos en sus primeros meses de vida. Los segundos observan que para que el pequeño duerma con placidez no es necesario hacer el doble desembolso de moisés y cuna, pudiendo pasar directamente a este segundo elemento del mobiliario.
  • Los expertos aconsejan que es el lugar ideal para el descanso del bebé a partir de los 3 meses de edad y ha de cumplir, como ningún otro, una serie de requisitos de seguridad que vienen en la normativa europea UNE-EN 716-1:2008.
  • Cochecito y sillita de paseo. Que pueden comprarse por separado e incluso juntos, como parte de uno de esos económicos y populares tríos que también vienen con el grupo 0 incluido. Lo ideal es que te hagas también con el resto de sus accesorios como el cubrepiés o el paravientos.
  • Mochila portabebés. En el caso de que decidas que deseas portear a tu bebé a la hora de salir a la calle, hazte con una de estas mochilas que en cualquier caso han de ser ergonómicas y no de las denominadas “colgonas”.

 

Canastilla bebé hospital

Si hay un momento especialmente delicado a la hora de elegir canastilla, es cuál incluir en la bolsa que llevarás a la maternidad cuando vayas a dar a luz. En ella, como es lógico, no podrás llevar un gran número de enseres por lo que deberás seleccionar meticulosamente cuáles son los elementos básicos que allí vais a precisar tanto tu recién nacido hijo como tú misma.

Regalos de bebé para llevar al hospital

Para el bebé

Lo normal es que un bebé recién nacido requiera dos mudas completas diarias. Olvídate para esos primeros días de aquellas prendas más coquetas que, si son de tu gusto, pueda lucir posteriormente cuando le lleves de paseo como faldones o ropitas con lazos. No olvides incluir:

  • Unos 6 bodies de bebés, preferentemente cruzados
  • Varios pares de calcetines o patucos, así como de manoplas
  • Unos 6 jerséis y el mismo número de pijamas
  • Un par de gorritos de algodón
  • Un arrullo

Dependiendo de la naturaleza del centro en el que tu hijo nazca, es posible que os den todo lo necesario para el aseo del niño en los primeros días o no. Cerciórate de antemano y caso de que no sea así, no olvides meter su primer paquete de pañales, una crema protectora para el culito y una buena loción hidratante.

Es ideal que apartes una bolsa en la que únicamente insertes lo que el bebé precisa para su primera puesta: body, pijamita, pañal, un par de calcetines, un par de manoplas y un gorrito de algodón.

 

Para la mamá

Lo idóneo es llevar al hospital prendas cómodas, fáciles de poner y quitar entre las que deben estar:

  • 3 camisones abiertos por delante
  • 3 sujetadores de lactancia
  • Discos protectores de lactancia
  • Una bata y un par de zapatillas
  • 12 bragas desechables
  • 3 pares de calcetines
  • Bolsa de ropa sucia
  • Una muda de ropa con la que volver a casa
  • Un neceser con un cepillo y pasta de dientes, jabón y champú y cepillo para el cabello

En definitiva, preparar la canastilla bebé es una dulce aventura que apasiona a las futuras mamás. ¿Cuándo empiezas a disfrutarla?

 

Deja tu comentario