Arrullo de bebé y de recién nacido, para dormir como angelitos

4.6 (91.11%) 9 votes

Si hay una prenda perteneciente a la canastilla  que sea   tierna por naturaleza esa es el arrullo bebé. Lo cierto es que desde el momento en que una futura mami toma conciencia de que está embarazada desea fervientemente comenzar con los preparativos de lo que será el ajuar de su futuro hijo.

No en vano, para gran cantidad de mamás abrigar a sus pequeños se asocia con protegerlos, hasta el punto que muchas son las que sucumben a la tentación de incluir entre las pertenencias del que será su retoño, alguna que haya permanecido en su familia durante generaciones.

¿Qué son los arrullos bebés y para qué sirven?

Un arrullo para bebé es esa delicada prenda que los envuelve en sus primeros meses de vida, cuando mami o papi los recogen bien y los mantienen tapaditos con el objetivo de favorecer su descanso (que a la par representará también el de los padres, que muy probablemente estén acusando la falta de sueño que a veces acompaña a las primeras de semanas de vida del niño).

En relación al para qué sirven los arrullos para bebés podemos decir que su primordial función es la de que el bebé permanezca envuelto en él. Esto no obedece a un capricho de los padres sino que de esa manera el recién nacido estará:

Calmado

Piensa que tu bebé acaba de ver la luz y que durante toda la gestación se ha encontrado en el interior del útero de mamá, con la temperatura idónea, protegido y con todas las comodidades. Una vez nacido, fuera ya de su zona de confort, demanda más que nunca protección, que bien puede venir de la mano de un delicado arrullo, consiguiendo que vuelva a sentirse de una manera similar a la que experimentaba cuando aún estaba en el seno materno.

Abrigado

Al recién llegado al mundo le encanta estar confortablemente envuelto en su arrullo, con independencia de la época del año en la que nos encontremos. No en vano su sistema sanguíneo periférico está aún regulándose, de modo que sus manos y sus piececitos suelen estar siempre fríos.

Como es lógico, no es lo mismo un arrullo de verano que otro de invierno, de modo que en verano puedes optar por un modelo liviano y fresquito, para que el pequeño no sufra agobios por el calor que puedan desembocar en subidas de temperatura. En cuanto al invierno, los arrullos más adecuados son aquellos flexibles y polares, que le mantengan bien tapadito sin comprometer su comodidad.

 

Cómo emplear un arrullo bebé

Al plantearte cuál es el mejor manejo de un arrullo, tienes que saber que no puede ser más sencillo. Únicamente haz de conocer algunos truquillos para sacar el máximo partido a tan placentera mantita:

  • No debe ser empleado solo para el momento de irse a dormir, pues es fundamental ir fomentando su propia autonomía a la hora de descansar
  • Lo normal es arrullar a los niños de hasta unos 4 meses de edad, pues seguir haciéndolo pasada esa edad podría llegar a generar una dependencia que no resulta aconsejable
  • La cabeza ha de permanecer totalmente libre
  • Su textura debe resultar acorde con la estación del año, pues uno demasiado ligero en invierno no calentaría suficientemente a tu bebé, mientras que uno polar en verano le causaría un sobrecalentamiento indeseado
  • Es importante que el bebé no llegue a sentirse demasiado apretado pues ello influiría negativamente en su respiración, por lo que hay que propiciar su libertad de movimientos

Cómo se colocan los arrullos para bebés

Existen distintas formas de arrullar a un bebé. Vamos a mostrarte 3 de ellas, todas muy fáciles para que elijas la que prefieras:

Método australiano

  • Tienes que colocar la tela en forma de rombo y doblar la esquina superior hacia abajo, de manera que forme como una pequeña almohada. Tumba al bebé en el centro con los hombros sobre el doblez y su cabecita fuera
  • Con la mano derecha en paralelo al cuerpo, coge la tela que queda en tu izquierda y que tendrás que pasar por debajo del brazo que se ha quedado fuera, metiéndola por debajo de la espalda. A continuación dobla el pico de la tela
  • Ahora deja su brazo izquierdo en paralelo al cuerpo. Toma el extremo de tela que ha quedado suelto a tu derecha y que deberás cruzar por encima del de tu bebé, remetiendo sobre el hombro que ha quedado a tu izquierda

Método manos libres

Es posible que tu bebé prefiera tener las manos libres, en cuyo caso deberás proceder de la misma manera pero teniendo en  cuenta que debes doblarle los bracitos a la altura del pecho para que las manitas le queden cerca de la cara, siempre que se trate de un recién nacido, pues si ya es un poco más mayorcito, las colocará como le apetezca.

Método rápido

  • Tienes que extender la tela en forma de un cuadrado y tumbar a tu bebé en el centro, con la cabeza fuera
  • Seguidamente pasa una esquina superior de la tela por encima del hombro contrario, manteniéndola sujeta bajo su espalda. Tienes dos opciones: que los brazos queden tapados del todo o con las manos fuera
  • Actúa de la misma forma con la esquina contraria y asegúrate de que no queda tela sobrante que le tape la cara o la boquita

 

Ventajas de arrullar al bebé

El hecho de arrullar a un recién nacido permite que  tenga piernas y brazos perfectamente recogidos y en una postura óptima, manteniéndolos calentitos y cerca del resto del cuerpo. Otras de las ventajas de usar esta prenda son:

Evita los cólicos

En relación a los populares cólicos del lactante, cuyos síntomas son muy molestos y hacen que con frecuencia el bebé llore, el arrullo es capaz de mitigarlos, gracias a la calma que transmite al niño.

Le ayuda a dormir

Resulta habitual que los padres primerizos no sepan cómo hacerlo para que su bebé duerma con mayor facilidad, pues en muchas ocasiones les cuesta y la falta de descanso del pequeño se traduce también en la del resto de la familia.

Un método que no falla para lograrlo es arrullarle.

Estar en esta postura recuerda al bebé la que mantenía dentro del útero, lo que le hace colocar su cuerpecito y prepararse para conciliar plácidamente el sueño. Gozar de la mejor temperatura y sentirse resguardado es sinónimo de calma.

Facilita la lactancia

El arrullo resulta comodísimo para la lactancia, ya que al tener al bebé todo recogidito, sin brazos ni piernas sueltas, adopta una postura mucho más equilibrada para comer. Da igual del tipo de alimentación del que estemos hablando, pues esta práctica será su gran aliada.

 

Entonces, ¿cuál es el mejor arrullo?

Por un módico precio podrás hacerte con un suave arrullo, de alta calidad y de la textura que precises, de forma que el que elijas se adapte a la perfección a la temperatura reinante en los primeros meses de vida de tu hijo.

Así las cosas firmas como Bébé-Jou, Vivaro, ByBoom, Ti-Tin o BabyTENS te ofrecen arrullos y mantitas con una enorme variedad de diseños y modelos, estando desde los multifunción hasta las mantas arrullo de invierno para bebé compatibles con el cochecito o con la sillita de paseo.

Si quieres que tu pequeño se muestre encantado, encarga ya tu arrullo bebé pues pocas iniciativas le resultarán tan reconfortantes en su más tierna infancia.

 

Deja tu comentario