Todo lo necesario para la alimentación del bebé

4.5 (90%) 16 votes

Si hay un factor determinante para la salud y el crecimiento de un niño ese es de la alimentación. La razón es tan sencilla como que durante los primeros años de vida es cuando se establecen los hábitos alimentarios que en la mayoría de los casos presidirán el resto de su existencia, pues después son muy difíciles de cambiar, por lo que hay que prestarle especial atención desde el comienzo a la  alimentación del bebé.

Una correcta forma de comer desde recién nacido es esencial, ya que el organismo se encuentra en crecimiento y evolución desde la misma llegada del niño al mundo. Lo cierto es que, por muy fuerte que sea un bebé, un problema nutricional terminará afectándole irremediablemente, circunstancia que hay que evitar a toda costa.

La alimentación es fundamental para tu bebé

 

¿Qué es la alimentación complementaria y para qué sirve?

Los criterios de alimentación de un recién nacido no pueden ser más simples. Un niño que acaba de ver la luz solo puede ser alimentado con leche. Esta es su única opción y las madres son las que han de elegir entre la lactancia natural o la artificial de sus bebés.

A día de hoy de todos es sabido que la lactancia natural presenta múltiples ventajas para el bebé. Ahora bien, hay casos en los que la misma no es posible y la fórmula de las leches artificiales que se encuentran en el mercado cumple también con creces las exigencias de sus pequeños organismos.

La leche es el alimento exclusivo de  los bebés en los primeros meses de edad, transcurridos los cuales se iniciará su alimentación complementaria. En el caso de los que toman leche materna, la alimentación complementaria comienza en torno a los seis meses de edad, mientras que en el de los que toman leche artificial, empieza un poco antes, hacia el cuarto mes, pero en ningún caso antes.

La alimentación complementaria consiste, como si propio nombre indica en  un complemento para la leche que toma el lactante. Comenzar a comer comida con cuchara supondrá para los pequeños una maravillosa aventura en la que hay que alentarles. Evidentemente la leche, sobre todo si es materna, seguirá siendo un pilar fundamental en su alimentación, pero no ya el único.

 

La comida, ¿en cuchara o en biberón?

Si de lo que se trata es de que el niño se vaya familiarizando con hábitos alimenticios nuevos, lo mejor es que comience a comer con cuchara. En un principio seguirán siendo alimentados por sus padres hasta que se detecte en ellos la suficiente destreza como para poder empezar a desenvolverse con los cubiertos.

De inicio, se recomienda a los padres que tengan enormes dosis de paciencia, pues lo habitual es que pase un tiempo antes de que “atinen” con la cuchara y el tenedor. Gestos como mancharse mucho serán los diarios en los primeros tiempos, pero no dejéis que cunda el pánico porque poco a poco vuestro bebé irá aprendiendo.

Se sitúa en torno al año de edad el momento para que un niño comience a ejercitarse en la práctica de comer solo. Lo ideal es respetar sus particularidades y no presionarlo, pues cada niño es un mundo y hay que tener  en cuenta que será más o menos a los 3 años cuando ya esté totalmente preparado para comer solo y masticando con la boca cerrada.

Raro es el niño que no intenta investigar sobre la comida con sus manos. De nuevo, paciencia. La utilización de los primeros cubiertos es para ellos todo un reto. Te recomendamos que, unos meses antes de que cumpla un año, vayas dejando a su alcance una cuchara para que se vaya acostumbrando a manejarla. Comer con él siempre que podáis es crucial. Si está sentado con vosotros a la mesa, tenderá a imitaros y el aprendizaje se le antojará más fácil.

Será a partir de los 18 meses cuando realmente adquiera el hábito de utilizar la cuchara, lo que al principio será caótico, pues llegará más comida al suelo que a su boca. En el mercado existen multitud de cucharas especiales para bebé que son pequeñitas y planas para que con ellas coja poca comida. Algunas muy divertidas y llamativas son las del pack de 4 cucharas de Munchkin o la cuchara inclinada y con mango ergonómico de Chicco.

En torno a los dos años ya se habrá hecho con ella y estará en condiciones de pasar al siguiente capítulo: el del tenedor. Un nuevo desafío en el que habrás de volverte a aliar con él.

La importancia de los alimentos en los bebés

Principales complementos para la alimentación del bebé

Para  la alimentación de tu bebé encontrarás gran ayuda en los complementos y accesorios para alimentación infantil que tendrás a tu disposición. Desde biberones y tetinas de todo tipo, que combinar con productos como los esterilizadores de biberones y tetinas, hasta algunos de los siguientes:

Trona

Aunque al principio te sirva cualquier asiento firme con tal que a tu bebé le resulte cómodo y quede a tu altura, como pueda ser su propia sillita de paseo, no tardarás en darte cuenta que una trona para alimentarlo te va a resultar imprescindible. Que coma con vosotros en la mesa pasa por fomentar su independencia, mientras está sentado en una trona antimanchas y con todas las medidas de seguridad.

Cucharas

Ya hemos hecho mención a esas cucharas infantiles que, recubiertas de plástico, resultan ideales para sus delicadas encías. Hay algunas que hacen sus delicias pues cambian de color, mientras que para ti suponen un útil indicativo de que la comida tiene una temperatura demasiado alta para tu bebé.

Platos y tazones de plástico

Lo mejor para que un bebé vaya comiendo solito es que cuente con su propio menaje de plástico que pueda manejar conforme vaya necesitando y esté a prueba de roturas. Puedes buscar un plato de  plástico de esos fáciles de sujetar y que son aptos para microondas. Incluso los hay con ventosas de succión, que no podrá despegar por mucho que tire y, como no podría ser de otra manera, con atractivos colores y formas.

Vasos para niños

Entre los 6 y los 12 meses de edad, dependiendo de cada niño, tu bebé estará listo para ir comenzando a beber en vaso. Contar con el suyo propio, que suelen ser de plástico y con boquilla o tapa a prueba de derrames, le entusiasmará.

Baberos de fácil quita y pon

Olvídate de esos baberos monísimos a juego con la ropita del bebé, y hacerse con esos baberos que tanto se llevan: grandes, de fácil lavado, antimanchas y que se quitan y ponen con rapidez. Los mejores: los que se cierran con botones de presión o velcros.

 

Entonces, ¿cuántos complementos para la alimentación del bebé tengo que comprar?

Aquellos que realmente vayas a utilizar. Una buena idea es consultar un variadísimo catálogo como el de Amazon, pues en ellos, aparte de los utensilios para alimentación del bebé que hemos mencionado, encontrarás otro muchos como los robots Nutribaby +, los chupetes suministradores de alimentos, los sets de recipientes herméticos, las botellas de cereales con terminación de cuchara e incluso las propias leches de continuación para bebés.

Todo un universo de productos de alimentación de bebés  que te facilitarán al máximo una labor de vital importancia para su desarrollo.

 

Deja tu comentario